Búsqueda personalizada

08 septiembre 2006

¡Al tráfico de fauna silvestre diga no!




El comercio de fauna silvestre, es en volumen, el tercero del mundo después del tráfico de drogas y de armas, y el segundo delito más lucrativo del País. Aclaremos que capturar, almacenar, vender, exportar, importar o compra cualquier especie de fauna silvestre, desde la más exótica hasta la más común, es igual a traficar. Y en Colombia como en muchísimos países del mundo, el que trafica con fauna silvestre protegida es considerado un delincuente.

Por esta razón, los caleños tenemos el deber como ciudadanos de evitar a toda costa participar de esta actividad delictiva. En muchas ocasiones y por desconocimiento, apoyamos estos criminales cuando desprevenidamente compramos una tortuga en las calles del centro o una lora en la pajarera de alguna galería; incluso cuando visitamos la zona rural y los habitantes nos ofrecen micos, o cuando pasan personas vendiendo supuestos “turpiales o chicaos” en bolsas de papel.

De ser permisivos, nos volveremos en el integrante final de una estructura delictiva compleja, con enormes ramificaciones, vinculada hasta con el comercio de armas y drogas, asociada también a múltiples delitos, como falsedad, soborno, evasión impositiva, sin hablar de los métodos violentos utilizados para hacerse a sus botines, que terminan con la muerte de valiosas especies. El ultraje al que son sometidos los animales traficados hace que solo 20 de cada 100, lleguen vivos a manos de los compradores.

Muchos se preguntarán que hay de malo al respecto. La verdad es que muchos animales son conseguidos mediante mañas brutales, como matar los padres para tomar la cría o viceversa; en los intentos de captura, muchos sufren traumas y son abandonados a su suerte al no serles útiles. Para evadir los controles policiales los sedan, amordazan y hasta encaletan (atiborran tubos de PVC con aves a las que con cinta adhesiva, inmovilizan alas, patas y picos. A las tortugas las esconden en cajas de helados unas sobre otras) y son sometidos a toda clase de mortificaciones en su transporte.

Por si fuera poco, muchos de estos hampones en su afán lucrativo, mimetizan especies que no son codiciadas ni por su plumaje, ni pelaje, ni canto, para hacerlos pasar por especies exóticas, foráneas o zootécnicas (las cuales cuentan con permiso para ser comercializadas, algunas con restricciones). Y no es extraño que muchas veces, personas inexpertas, amputen o incapaciten especies consideradas potencialmente peligrosas, cortándoles las falanges, partiendo sus colmillos o desnutriéndolos para así venderlos como animales mansos.

En consecuencia de lo anterior, de 1686 especies de aves que hay en el territorio colombiano, 234 especies son blancos del tráfico ilegal. De estas, 142 son endémicas (o sea que su área total de distribución es menos a 50.000 Km.) y del total de especies existentes, 112 están en peligro de extinción (según el libro rojo del Instituto Humboldt y el Min. Ambiente). En registros internacionales figuran 619 especies animales colombianas es rangos desde “peligro” hasta “peligro critico con riesgo extremo”.

Según el libro “biodiversidad, Colombia país de vida”, el trafico ilegal en el mundo afecta anualmente a 40.00 primates, 3 millones de aves, 10 millones de reptiles, 15 millones de mamíferos y 350 millones de peces tropicales. De 725 especies de aves que se encontraban en el valle del Cauca, 40 se han extinguido localmente, 60 en vía de desaparición o se teme por su supervivencia. Lo que nos da a entender que por los ecodelitos estamos perdiendo la riqueza en biodiversidad.

Ahora bien, después de conocer estas cifras desconsoladoras, no sea un actor pasivo de la situación. Denuncie a estos delincuentes llamando desde cualquier teléfono fijo o celular a 112, que la policía acudirá inmediatamente a su llamado, pues ellos tienen la misión de impedir el tráfico de flora y fauna en lugares como galerías de la ciudad, Terminal de transportes y vías comunes. Precisamente con el fin de atender este tema, la entidad creo el Grupo Investigativo de Delitos Contra el Medio Ambiente.

También están dispuestos a atender estas denuncias los funcionarios de la Policía Ambiental en el teléfono (2) 556 09 84 o en el DAGMA en el (2) 660 05 80 ó 66057 49 Ext. 128

Recuerde, como ciudadano, usted tiene el deber de informar a las autoridades sobre estos crímenes.

En conclusión, si queremos seguir contando con uno de los países más biodiversos del planeta, reconocido mundialmente como santuario de vida; si nos regocijan los animales y desaprobamos cualquier tipo de maltrato hacia ellos, debemos tener una actitud firme ante este delito. Miles de especies animales y futuras generaciones de colombianos les estarán eternamente agradecidos.
[1] Escrito Para la Revista Cali Si para la edición de febrero del 2005

4 comentarios:

Didier Albán M. dijo...

Encuentro de bloggers caleños
21 de octubre, 8 pm.
Calle 25 No. 67B-17 Ciudad 2000
Favor confirmar asistencia
didier.alban@gmail.com

maraguar011 dijo...

!!!apoyo el espiritu de cuidado y preservacion, de los animales especialmente, los de nuestra amazonia, vacano el mensaje de preservacion y cuidado que estas fomentando.....

DEFINITIVAMENTE APOYO LA CAUSA....

la_realidad.com dijo...

Estoy muy de acuerdo,,, con los animales y la fauna no se puede negociar,,, aunke la verdad las personas a veces le encontramos precio a todo,,, lastimoso pero cierto... un saludo amigo-

Libelula, Cali, Colombia. dijo...

Hola Amigo de la flora y la fauna: con mucha tristeza quiero compartir contigo mi experiencia como miembro de dos instituciones de proteccion animal en Cali, ciudad en donde con mucha facilidad podemos ver la venta indiscriminada de loritos verdes amarrados de las paticas en los semaforos, bebes iguanas, bebes tortugas y cualquier clase de ave en la zona aledana al Palacio de Justicia, mas puntualmente por el famoso pasaje cali, en donde hay presencia de la policia pero no sucede nada, si denuncias tu vida corre peligro por tratarse de una zona de alto riezgo. Igualmente culpables, son los papas que por regalo le entregan a sus hijos iguanas, culebras, loros y hamspters,tortugas,etc., sometiendolos a unas condiciones deplorables de encierro y malnutricion.