Búsqueda personalizada

31 marzo 2006

El nuevo clima II





En la anterior ensayo, enumeré algunos de los vestigios geológicos y ecológicos del daño causado por la humanidad al medio ambiente, basado en un artículo de divulgación científica[1]. Tales cambios están afectando diversos ecosistemas en diferentes partes del planeta y las más importantes leyes de regulación del mismo; al punto de poner en peligro la permanecía de muchas especies vágateles y animales (entre estos la humanidad).

También se resaltó que, toda esta problemática se debe al cambio que ha tenido nuestra atmósfera en los últimos años, causado por el incremento en la concentración de CO2, gas metano y oxido nitroso en ella; por culpa del abuso de hidrocarburos y carbón, y la destrucción de los bosques.

“Que por desgracia y para colmo de males”, hay quienes nos tienen “jodidos” al pensar que pueden seguir contaminando La Tierra, poniendo a prueba su capacidad de asimilación y regeneración. Entre este selecto grupo se encuentran muchas industrias vallecaucanas (como la que nos hacen creer que sus vertimientos son mas “puros” que las aguas del rió Cauca y que sus quemas “oxigenan” el aire), muchas empresas caleñas (como las que han atiborrado las calles de miles de busetitas, y nada que consiguen prestar el servicio en las horas pico) y muchos otros ciudadanos (que aun piensan que la realización de todo ser humano es tener un carro… dos carros para evadir el pico y placa).

Hasta el vecino que le gusta quemar basura en las zonas verdes los domingos en la tarde, es culpable de la desaparición de pingüinos en el polo sur, osos y focas anilladas en el polo norte, mariposas, plantas y aves en Europa, como de ranas y caribúes en América; puesto que la contaminación con precursores del efecto invernadero no es localizada. Y del mismo modo el norteamericano con su Hummer, como el cultivador de soya brasileño y el industrial hindú, es responsable del efecto que ha tenido el cambio climático en nuestra región.

Para quienes no aman la naturaleza y creen que a la humanidad esta al margen del problema, se hace necesario contarles que: las oleadas de calor ya causaron 15 mil muertes en Paris; 12 personas entre ancianos y minusválidos, murieron sofocados en Italia al alcanzar temperaturas de 40ºC; países como Bélgica, Portugal, Francia y España declararon escasez de agua. Las intensas lluvias pusieron en peligro a 390 mil personas que vivían en asentamientos de laderas en El Salvador (Guatemala), dejó 4.500 chilenos damnificados y mato a 567 personas en el sur de China; Cuba tuvo 2 años de sequía, la peor en un siglo, donde se veían tierras cuarteadas, embalses secos, trenes y camiones cisterna abasteciendo a multitudes, la ONU asistió a 773 mil personas, cerca de 200 mil reses murieron, al igual que 29 mil hectáreas de cultivos, las pérdidas ascienden a 1.000 millones de dólares y casi 1 millón de cubanos padecen el drama. Ni hablar del daño que provoco Katrina y su pandilla de huracanes en el Caribe, Centro América y EEUU.

“Pero si allá no llueve, ni escampa” aquí tampoco. La Costa Caribe ha sufrido lluvias torrenciales y temperaturas de 38ºC, que calentaron la superficie del mar entre 1 y 2ºC.; la temporada seca que se dio en Tolima, Huila, Valle, Cauca y Nariño, contrastó con los fuertes vientos y lluvias intermitentes en Cundinamarca, Santander, Norte de Santander, Boyacá, Córdoba, Sucre, Urabá y Antioquia. Ahora bien, el panorama climático futuro para nuestro país no es halagüeño. Se vaticina que en el 2050 la temperatura subirá entre 1 y 2ºC, así que, el 78% de los nevados y el 56% de los páramos desaparecerán, el nivel del mar Caribe aumentará 40 cm. y 60 el Pacífico, con lo que el 64% del litoral Caribe y el 83% del Pacífico estarán en constante riesgo de inundaciones
[2].

Del anterior pronostico, algunos pensarán que no es mas que el castigo de Dios, a la prepotencia del imperialismo Estado Unidense ó al santerismo cubano, a los adoradores mexicanos de la santa muerte, a la locura de Chávez, a los crímenes del General Chileno, al libertinaje sexual europeo, al arroz chino con agridulce de cerdo, a la revolución salvadoreña, a los vallenatos, a la lechona tolimense de marrana “mona, vieja, tetona y robada”, a los carnavales del diablo, al TLC ó a la reelección de alcaldes. Y que “el valle es valle, lo demás es loma”… “y si no, se inunda”.

A aquellos despreocupados, Tengo que contarles que más o menos 7.770 familias que habitan en la zona rural de los municipios de Obando, El Dovio, Versalles, Argelia, El Cairo, Bolívar y El Águila, los corregimientos de Cruces, Primavera, Naranjal, El Balsal, La Quiebra, La María y El Embal, las veredas Montebello, Playa Rica, El Pedal, La Paz, Tarritos, El Río, Alegrías, Laureles, La Marina, El Raisal, Betania, Cerro Azul, Potosí, Bolívar y La Estrella, y el resguardo indígena Batatal, fueron damnificados por la pasada ola invernal.
[3] Y que pueden esperar más, pues el cambio climático acentuará los fenómenos del niño y la niña; con los ya muy conocidos efectos.

Pero no se preocupen que la solución esta cerca… como la venida de Cristo. El gobierno de Francia y varias ONG’s trabajan en un texto para ser aprobado por los países del G-8 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón y Rusia), donde deberán reconocer la urgencia y la prioridad de la lucha contra el cambio climático y una mención clara al protocolo de Kyoto (que todavía no ha sido ratificado por Estados Unidos, el país mas contaminante del mundo). Países como Suiza, Suecia y Países Bajos han disminuido notablemente la emisión de “gases invernadero”, mientras que España ha incrementado sus emisiones en un 41,7%, seguido de Portugal, Grecia, Irlanda, Canadá, Austria, Japón e Italia. Los nuevos satélites de la Nasa serán capaces de predecir con exactitud en los próximos años el nivel al que están aumentando los océanos y los motivos que provocan esos cambios, así que podremos ver en technicolor como nos ahogamos. Transmilenio (Bogotá) podrá comercializar 15 millones de toneladas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (1US$/ton), por la operación misma de los buses nuevos más la chatarrizacion de los viejos
[4], aquí en Cali aun trabajan arduamente en como meter el gol y no chatarrizar. La oportunidad de oro que proporciona, a un país como el nuestro, el tratado de Kyoto y hacer dinero cuidando del medioambiente, mientras la industria colombiana produce al margen de la legislación ambiental.

En conclusión, El Cambio Climático Global es un hecho real, que podrán a los ecosistemas y a las economías en peligro, tal situación determina la globalización de los problemas ambientales y evidencia que las capacidades reguladoras de la atmósfera están siendo llevadas al límite; que la preocupación por este tema que debe ser general e inmediata; que no se podrá esperar a que los efectos se hagan mas notorios y claros, pues en ese momento ya será muy tarde para buscar soluciones, que este problema nos involucra a todos y no a solo a los gobiernos e industriales (los automóviles generan mas del 70% de la contaminación atmosférica urbana).
[1] National Geographic, 2004[2] IDEAM, 2005[3] El País, 2005[4] Dinero, 2002

1 comentario:

Anónimo dijo...

I really enjoyed looking at your site, I found it very helpful indeed, keep up the good work.
»